Corazones Distraídos Disturban la Visión

 
3B Spanish.jpg

Lucas 10:38-42
38 Jesús siguió su camino y llegó a una aldea, donde una mujer llamada Marta lo hospedó. 39 Marta tenía una hermana llamada María, la cual se sentó a los pies de Jesús para escuchar lo que él decía. 40 Pero Marta, que estaba atareada con sus muchos quehaceres, se acercó a Jesús y le dijo:
—Señor, ¿no te preocupa nada que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.
41 Pero Jesús le contestó:
—Marta, Marta, estás preocupada y te inquietas por demasiadas cosas, 42 pero sólo una cosa es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la va a quitar.


Este espíritu de rivalidad encuentra su lugar en un corazón que está distraído. Lo primero que desvió a Martha del llamado en su vida fue que se distrajo con lo que Maria estaba haciendo. La parte que tiene mucho sentido para mí es la respuesta de Jesús: "Sólo hay una cosa por la cual preocuparse. María lo ha descubierto."

Para mí, me parece ser que ser una mujer sin rivalidad tiene todo que ver con tu enfoque. Si tú vas a perseguir la promesa y el llamado único en tu vida, tienes que recibir esa promesa directamente de Dios y permanecer centrada en El. Jesús tiene que ser la meta. El tiene que ser por quien tú estás corriendo. No encontrarás tu cumplimiento en la promesa única de tu vida comparándola con la promesa de otra persona.

Por otra parte, María tenía su enfoque en Jesús. Esto es lo que Jesús está diciendo cuando Él dice que no quitará eso de ella. Su enfoque es puro. Su enfoque está en el lugar correcto. Pero Martha tenía su enfoque en María. Cuando pones tu enfoque en alguien más, vas a ser distraída del llamado de Dios para tu vida.

Todas nos hemos encontrado en una situación similar. Tal vez tu estas pensando que te has estado enfocando en lo que todo el resto del mundo ha estado haciendo. Tal vez tu has estado culpando a tu esposo o niños por no ayudarte con tu llamado. Tal vez has sentido que es el liderazgo en el cual tú estás sirviendo que no han notado o reconocido el gran llamado de Dios en tu vida. No sé como se ve tu situación en particular. Sin embargo, se que al regresar tu mirada de nuevo en Dios y su propósito te ayudará a cumplir todo lo que Él ha planeado para ti.

Anteriormente, aprendimos acerca de Juan el Bautista. La escritura nos mostró que él sabía lo que él no era y lo que si era, porque él recibió su llamada de Dios. He aprendido que cuando recibes tu llamado de Dios, tienes que disciplinarte para mantener tus ojos fijos en Él. En cualquier momento dado, nuestros ojos pueden desviarse fácilmente hacia la derecha o hacia la izquierda. Quiero animarles hoy a que aprendas a disciplinar tu enfoque. Eso es lo que va a mantener tu corazón puro. Eso es lo que va a mantener tus ojos fijos, y eso es lo que va a ayudarle a cumplir con el llamado único para tu vida.

Escrituras Adicionales: Hebreos 12:1-2, Proverbios 4:25, Mateo 6:33

REFLEXIÓN

  1. Que tipo de cosas te distraen de lo que Dios te ha llamado a hacer?

  2. Como puedes poner en práctica la disciplina para tu enfoque esta semana?

ORACIÓN

Querido Dios,

Gracias por haberme llamado a estar enfocada en Ti. Estoy agradecida de que mientras me enfoco en Ti, traerás todo lo que necesito para cumplir el llamado que Tú has depositado en mi vida. Fija mis ojos en Ti, y ayúdame a saber que mi llamado es importante, hermoso y poderoso, y no se ve disminuido por lo que la persona que está a mi lado está haciendo. Ayúdame a encontrar una visión completa de ti.

En el nombre de Jesús,
Amén