Compañeras VS Competidoras

 
1B Spanish.jpg

Juan 21:20-22
El discípulo a quien Jesús quería mucho

20 Al volverse, Pedro vio que detrás venía el discípulo a quien Jesús quería mucho, el mismo que en la cena había estado a su lado y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a traicionar?»  21 Cuando Pedro lo vio, preguntó a Jesús:
—Señor, y a éste, ¿qué le va a pasar?

22 Jesús le contestó:
—Si quiero que él permanezca hasta que yo vuelva, ¿qué te importa a ti? Tú sígueme.

En nuestro último devocional, discutimos el momento de comparación de Pedro con Juan, y como Jesús le ayuda a reenfocar sus ojos en su propio llamado. Al final de este pasaje, Jesús le da a Pedro una paso de acción para tomar en respuesta a sus pensamientos de comparación:

En cuanto a ti, sígueme.

Este es un llamado de acción para todos nosotros porque la persona que somos cuando nos encontramos en comunión con Jesús es donde podemos encontrar nuestro verdadero valor. Y tu solamente vas a funcionar de la manera correcta si caminas en el conocimiento de que tu valor está en Jesús.

 En este caso, Jesús quería empoderar a Pedro a ser alguien que es confiado en lo que se le ha otorgado.

Cuando hemos estado esperando ser empoderados por un largo periodo de tiempo con la responsabilidad de hacer algo grande, a veces nuestra respuesta natural es demostrar que lo tenemos bajo control y nos posicionamos en la mesa, pensando que todos deberían apartarse para abrirnos camino.

Ciertamente he actuado fuera de esta confianza a veces, sabiendo que tengo cosas en mí para contribuir a la mesa. Pero a veces podemos hacer esto de la manera equivocada, convirtiéndonos privilegiadas después de haber sido autorizadas. Dios quiere que permanezcamos confiadas en Su autoridad, especialmente como mujeres. No hay nada más feo que una mujer que ha sido otorgada con una responsabilidad ya sea en el campo de trabajo, ministerio o tu propio hogar, pero se ha convertido en alguien arrogante. La división es lo único que sigue este camino.

Pero una mujer que ha sido empoderada y es confiada, es una hermosa imagen.

Es una mujer de seguridad y gracia. Ella es una mujer que llegará y llamará a otras personas a la mesa.

La comparación a menudo nos roba y separa a la una de la otra, lo que nos causa que tomemos un paso atrás en cómo afrontamos situaciones y nos aislamos. Pero una mujer segura de ella misma a quien se le ha confiado con mucho, dará de ella misma y capacitará a las personas a su alrededor para levantarse con ella.

Eso es lo que Jesús quería para Pedro. Me encanta que Jesús destaca que el tipo al que Pedro se está comparando es en realidad su compañero de trabajo. Él es alguien a quien Jesús llamó para construir Su iglesia junto con Pedro, y la capacidad máxima de lo que podrían lograr es mucho mayor cuando están juntos. Dos son definitivamente mejor que uno. Jesús trata de destacar que Juan no era la competencia de Pedro, era su compañero de batalla.

No conozco el contexto en el que has sido llamada a liderar, pero yo he sido otorgada para dirigir junto a mi esposo. Trabajamos, dormimos, comemos y respiramos juntos. Sé que para mí, he tenido que llegar a la revelación de que la unidad para complementar tiene que ser mayor que el poder para competir.

Entender esta revelación es una clave importante para ayudarte en tu capacidad para ser segura de ti misma y estar fortalecida en tu mundo.

Tu has sido posicionada, y sólo quiero recordarte que debes complementar, colaborar, contribuir y ser una compañera para alguien.

Busca tener un mayor alcance de tu misma para hacer el ministerio y esta vida.

 Por último, quiero recordarte que ninguna de nosotras es la respuesta. A veces nos olvidamos de esto. Todas tenemos muchas respuestas a las preguntas que se nos hacen, y lo que tu tiene para traer a la mesa es particularmente importante. Pero la respuesta se encuentra al hacer esta vida juntos, complementando a los hombres y mujeres en nuestro mundo. Estamos llamadas a amar a la gente en nuestro mundo, y debemos venir junto a ellos para ver la misión del reino de Dios cumplido.

 – Escrituras Adicionales: Hechos 2:42-47, Romanos 12:4-5

REFLEXIÓN
1. ¿Qué es lo que Dios te ha únicamente empoderado a ti para hacer?
2. ¿Cómo el estar en comunidad te ayuda a complementar tu llamado?
3. ¿Como puedes ser una mejor compañía para otros en la comunidad en tu iglesia, trabajo, o en tu hogar y con tu grupo de amigas?

ORACIÓN
Querido Dios,

Estoy muy agradecida de que hayas puesto personas en mi mundo para ser mis compañero/as en este viaje. Enfoca mi corazón para seguir buscando mi valor en Ti y para complementar a los que me rodean, en lugar de luchar para competir contra ello/as. Mientras llego a un mayor poder, ayúdame a ser una discípula confiada de Ti y no una divisoria privilegiada.

En el nombre de Jesús,
Amén